PREMIOS VALORES HUMANOS ROSA CRESPO

El pasado día 25/05/2016 desde la ONG POLICIA SOLIDARIA, se hicieron entrega de los Premios Valores Humanos Rosa Crespo, a dos agentes que por su comportamiento desprendido, y el esfuerzo solidario en apoyo de personas necesitadas a cambio de nada, por la satisfacción personal de ayudar a quien lo necesitaba, por llevar a cabo una acción de sacrificio que nos ha hecho sentirnos orgullosos como seres humanos, han sido los motivos para ser acreedores del prestigioso premio.

Por un lado; Edu Balboa, que desde el año 2012 colabora como voluntario con la Fundación Ronald McDonald de Málaga y desde 2013 con la Fundación Luis Oivares, centrada en el apoyo a niños con cáncer y sus familias. Además de colaborar con fundaciones como Juegaterapia, Aladina , Akafi o la Asociación Española contra el cáncer. Eduardo inició su labor solidaria hace más de 6 años y actualmente entre otras acciones, imparte cursos de defensa personal a jóvenes en riesgo de exclusión social como terapia para la integración social, y acude a los hospitales infantiles de toda España, disfrazado de Spiderman llevando magia e ilusión a estos niños enfermos de cáncer, intentando lograr sonrisas de los que Eduardo considera los verdaderos Superhéroes en la vida. Edu además una gran labor en la concienciación de la sociedad en la importancia de la donación de médula para la curación de todos los afectados por el cáncer infantil.
Especialmente destacable es el proyecto “Superhéroes de corazones” en colaboración entre esta asociación y Eduardo, con la misión de llenar de ilusiones los hospitales y fundaciones infantiles con la visita a estos niños de Spiderman y otros superhéroes. Este proceder de ayuda desinteresada al semejante, de solidaridad, el esfuerzo personal, empleando su tiempo libre y recursos en esta honorable acción, dignifica al Cuerpo Nacional de Policía y es lo que motiva que Eduardo sea digno merecedor de este Premio Rosa Crespo de los Valores Humanos del año 2014.

Por otro lado; Víctor V.C, que el pasado miércoles ,28 de Octubre de 2015 a las 06:50 horas, cuando se dirigía a su puesto de trabajo por la A-4 a la altura de Vallecas, un rocambolesco accidente paralizó la vida de una decena de personas sobre un asfalto humedecido por la lluvia.
Un coche de alta gama, tocó la moto de un repartidor, que cayó al suelo en medio de la carretera desbordada de vehículos. El motorista iba camino de Ciempozuelos, donde trabajaba como repartidor, pero aquella mañana no llegó a su destino. El accidente provocó el frenazo de otro vehículo que venía por detrás, tratndo de evitar por todos los medios aplastar al motorista, quedándose a pocos centímetros del repartidor, que trataba de levantarse cuando, otro vehículo golpeó con fuerza al automóvil parado, alcanzando éste último al motorista, que salió literalmente “volando” unos 25 metros.
Fue entonces cuando Víctor, percibiendo la violencia del impacto, no dudó en detener su vehículo y corriendo, saltó la mediana, hasta llegar a su objetivo, el motorista tendido en el suelo que no reaccionaba. Al mismo tiempo, haciendo acopio de serenidad, ordenó a los otros implicados en el alcance, proteger el lugar, dirigir el tráfico y llamar a los servicios de emergencias. Centrándose en su fin prioritario, observó como el motorista, sufría convulsiones y presentaba un aspecto cianótico, a punto de tragarse su propia lengua, y con una fractura de la tibia. De nuevo actuó con rapidez, y levantando la parte inferior del casco modular del repartidor, le abrió las vías respiratorias. Aquel hombre reaccionó, y Valentín lo puso “en posición de seguridad”, para que pudiera respirar hasta la llegada de los servicios de asistencia médica.
Estar fuera de servicio y poner en riesgo su vida para salvar la de un desconocido, es un acto de grandeza humana, de solidaridad con los demás y de espíritu de vocación y servicio que define los mejores valores humanos que una persona pueda reunir.

Este proceder de ayuda al semejante, salvándole la vida, aun consciente de la posibilidad de perder la propia, es lo que motiva que Víctor V. C.sea digno merecedor del este Premio Rosa Crespo de los Valores Humanos del año 2015.

FotoJet Collage